Buscar

¿Por qué la mayoría de las personas podemos entrar en una “rat race”?

¿Cuándo, cómo sucede?


El término rat race atribuido a pensadores de distintos temas tiene el mismo significado:


[…] En una analogía con ciudades modernas, muchos pueden ver a los individuos, como ratones en un laberinto, haciendo mucho esfuerzo corriendo, y en última instancia sin lograr algo significativo, ya sea colectiva o individualmente.


El término es usado a menudo en referencia al trabajo, particularmente el trabajo excesivo o competitivo donde los resultados son magros y nos pueden ubicar "en una carrera de ratones".


Yo lo relaciono más con nuestro ESTILO DE VIDA y LO QUE GASTAMOS PARA MANTENERLO. Vivir bien no es malo. Por el contrario, es a lo que todos debiéramos aspirar.


Pero el camino que seguimos para lograrlo es el que puede llevarnos a ese círculo vicioso en el que ingresamos el cual se torna como una espiral sin fin.


En muchas ocasiones sucede porque aspiramos a tener en el presente lo que deberíamos ganar con el paso del tiempo mediante trabajo y esfuerzo. Pocos son los afortunados que por asares del destino, tienen en el presente los recursos para mantener el estilo de vida deseado.


La vida es así. Vamos tratando de escalar y tropezamos a cada paso. Porque elegimos caminos que se nos van presentando y que en ocasiones resultan equivocados.


Las personas ganamos dinero por nuestro trabajo, los bienes que poseemos al rentarlos, contratos de inversión que nos producen intereses o algún negocio que nos da dividendos.


Y gastamos ese dinero en lo que usamos para vivir: casa, vestido, alimento, transporte, comunicación, medicinas, etc., que dependiendo de nuestro “estilo de vida” tendrán un costo mayor o menor.


En teoría, la suma de nuestros ingresos debería ser superior a nuestros egresos produciendo un remanente o ahorro cercano a 20%. Este cálculo es el que conocen y utilizan los bancos para prestarnos dinero porque obtienen información a través de nuestras cuentas de nómina y chequeras, además de todos nuestros hábitos que dejamos registrados mediante el celular, Facebook y otros medios.


Pero generalmente no se genera este remanente debido al “estilo de vida” el cual tiene como contraparte un ESTANDAR DE GASTOS RECURRENTES al cual nos acostumbramos con facilidad porque acostumbrarse a “vivir bien” es muy fácil pues gratifica.


Sin embargo, el estilo de vida es lo que nos conecta con personas con las que buscamos relacionarnos.


Lo que nos mueve a relacionarnos en muchas ocasiones es el interés de la movilidad social. Creemos que al relacionarnos al hacer networking conectaremos en un plano afectivo con personas para después acceder a beneficios y ventajas que esperamos de esas relaciones.


Alguien decía alguna vez “…que en el mundo no hay amigos, sólo intereses”.


Recordé esta frase el fin de semana cuando disfrutaba con uno de mis hijos la peli “Jerry Maguire”. Quien la haya visto entiende de lo que estoy hablando.


Quien no… se la recomiendo. Muy buena y aleccionadora pues muestra cómo la AMISTAD y el AMOR A OTROS son valores que también resultan PRODUCTIVOS Y RENTABLES.



Pero regresemos a la creencia de "...un mundo de intereses y relaciones por interés para obtener beneficios”.


Seguramente funciona. De otro modo, los humanos no lo practicaríamos. Pero el ser humano actúa por creencias más que por comprobaciones.


Por unos instantes afirmemos sin conceder que así es y que así funciona. Lo que implica que tenemos que conectar y para ello tenemos que proyectar nuestra mejor imagen -la que deseamos proyectar-.


Ello nos lleva sin darnos cuenta a elevar gradualmente nuestro estándar de gastos provocando que lo que debiera quedar como un remanente después de cubrir nuestros gastos corrientes, fuera AHORRO (el otro camino para lograr lo que realmente estamos buscando: vivir bien).


Ahí es cuando ingresamos al umbral de la rat race. Porque de trabajar para vivir terminamos viviendo para trabajar… Dado que el ESTANDAR DE GASTOS se eleva al punto que nos hace endeudarnos para continuar manteniéndolo.


¿Qué hacer, cómo corregir esta desviación entre nuestros ingresos contra lo que gastamos?


La solución es simple, INTEGRAR EL AHORRO DENTRO DE NUESTROS GASTOS; como si fuera un gasto más que tenemos que cubrir. Como si fuera la renta de la casa o el auto.


Tenemos que acostumbrarnos a separar una determinada cantidad de dinero para ahorrar.


Va a costar trabajo, porque gradualmente tendremos que ir reduciendo -quitando a otros gastos-, lo que destinábamos para ellos.


Si eres sólo es un poco más fácil. Si mantienes una familia, seguramente te costará más esfuerzo.


Pero es importante que inicies desde ahora, porque entre más tiempo pase, tu familia se acostumbrará a ese “estilo de vida” y tendrás que ganar más dinero para mantener ese estándar de gastos que será creciente.


Resultará doloroso y desgastante pretender bajar ese estándar de gastos. No es una buena idea.


Lo recomendable será que gradualmente busques que las entradas de dinero excedentes las separes para ahorro.


Tendrás que esforzarte mucho pero es la única forma como podrás salir de la inercia o atracción que te lleva a permanecer en esa rat race.


Creer que nos irá mejor es una apuesta… Eso está bien porque nos impulsa a seguir adelante.


Pero si las cosas no salen como las planeamos, es importante desde hoy comenzar a FORMAR UN PISO SEGURO, UNA RED DE CONTENCIÓN que nos funcione en caso de que las cosas no salgan bien.


Bajo ese escenario adverso los años pasarán, los ingresos difícilmente mejorarán, y en menos de lo que imaginas te encontrarás en el declive de tu vida, donde ya no tendrás fuerzas para trabajar o emprender y estarás condenado a una vida llena de limitaciones porque tus ingresos por trabajo y las oportunidades para ganar más dinero irán desapareciendo.


Piénsalo.


Te deseo un productivo y exitoso inicio de semana.


Soy Jesús Cedeño, socio de Insurance Baby.


42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Conoce más en conversaciones virtuales y simuladores.

Gracias por tu confianza