Buscar

VER HACIA EL FUTURO, SER PRAGMÁTICO Y UBICARSE DEL LADO CORRECTO EN LA ECUACIÓN



“Ver hacia el futuro, ser pragmático y ubicarse del lado correcto en la ecuación”, es una frase que me impactó de una entrevista que le hicieron a Andrés Oppenheimer periodista de CNN cuando el entrevistador le preguntaba…

¿Qué es lo que marca la diferencia entre economías “exitosas” y las que son “medianas” en resultados?

La respuesta me atrapó.



Podrás estar de acuerdo o no, “…pero las economías exitosas son aquellas que son PRAGMÁTICAS, ESTÁN OBSESIONADAS CON SU FUTURO, Y SE UBICAN DEL LADO CORRECTO DE LA ECUACIÓN.”

Y entendamos el significado de pragmatismo como el enfoque en LA PRÁCTICA, LA EJECUCIÓN O LA REALIZACIÓN DE ACCIONES y no a la teoría o a la especulación. Que piensan y actúan dando prioridad o mucha importancia a las consideraciones prácticas. Pero sobre todo, las que PRACTICAN LA ECONOMÍA DEL CONOCIMIENTO, ubicándose del lado correcto de la ecuación.



En las economías “grises” prevalecen pensamientos sobre lo que sucedió, el pasado, lo que los atora… y lo único que ven hacia adelante es una lucha de ideologías, o formas de pensar cómo puede ser el mundo.

En esta época el pasado nos sirve sólo como referente para marcar trayectoria, y la ideología para distinguir formas de pensar y atavismos de las personas con las que nos relacionamos.


Toda mi vida he estado obsesionado con el mañana, y he buscado siempre ser muy práctico y aterrizado. Desde luego, ayuda mucho la educación que tengas.

Yo le aposté y le sigo apostando a la EDUCACIÓN.

Sin saber cómo, invertí en ella.



Fui el quinto titulado de mi generación en la carrera.

La maestría en el CIDE me la pagué el primer año gracias a un poco de ahorro que hice trabajando desde los dieciséis a los veinticuatro como office boy; y después como analista en la SEP. Afortunadamente en el segundo año obtuve beca del CONACyT.

La maestría en el IPADE la pagué con una tarjeta de crédito los primeros dos trimestres, y el resto con un crédito educativo de BANXICO, que después pagué.

El doctorado, lo intenté en tres ocasiones cuando ya mantenía una familia… Tú sabes: colegiaturas, doctores, hipotecas, etc., lo hice con dos préstamos bancarios a tasas del 30%.


Como se imaginaran, no fue fácil… caí en buró de crédito, pero logré salir adelante.

Les relato este pasaje de mi vida porque deseo centrar su atención, en que SÍ DEBEMOS ESTAR OBSESIONADOS CON DEFINIR Y ALCANZAR NUESTRO FUTURO, y ubicarnos del lado correcto de la ecuación, APOSTANDO A NUESTRA FORMACIÓN Y DESARROLLO PROFESIONAL.

Porque formarse en México o en Estados Unidos o en cualquier parte del mundo es un proyecto de EMPRENDIMIENTO.

Ya que implica INVERTIR RECURSOS, SARIFICAR COSAS Y ARRIESGARTE PARA CONFORMAR UN ACTIVO que después monetizarás trabajando, y así obtendrás el retorno sobre tu inversión.



HOY es nuestro mejor momento para invertir en nosotros porque NUESTRO TALENTO Y NUESTRA INTELIGENCIA SON NUESTRO PRINCIPAL ACTIVO.

No podemos esperar a que el gobierno o la 4T o el CONACyT nos den los medios para entonces capacitarnos y formarnos.

En México nuestra balanza de cuenta corriente ha sido siempre, es y será deficitaria EN TANTO NO SEAMOS SUFICIENTEMENTE PRODUCTIVOS. Porque somos una economía MAQUILADORA QUE IMPORTA MÁS DE LO QUE EXPORTA. La tecnología que usamos la traen de otras economías.

O dime cuántas marcas de autos, aviones, helicópteros, pantallas de plasma, o smartphones de capital y tecnología mexicana conoces, o cuántas vacunas anti-Covid inventamos.


Este es el motivo por el cual el tipo de cambio peso dólar lleva cincuenta años devaluándose. Antes no, porque no existía la medición de paridad cambiaria… Que por cierto no es $20.48 según el tablero de Banxico. Es $20,480.00 pesos por dólar.

Porque desde 1993 el gobierno en turno estableció una nueva equivalencia aprovechando la nueva situación del TLCAN.

PERO ESO NO EMPAREJÓ LA DESIGUALDAD ECONÓMICA Y PRODUCTIVA entre las economías de México, Estados Unidos y Canadá; únicamente abrió una condición de ventaja por costos “baratos” de materias primas y mano de obra, que a nuestra economía le permitió avanzar un poco. PERO SEGUIMOS ESTANDO DEL LADO EQUIVOCADO DE LA ECUACIÓN.



Porque pudimos haber avanzado más, si esa generación hubiera estado en su MAYORÍA CONSCIENTE DE LA GRAN OPORTUNIDAD QUE SIGNIFICABA EDUCARSE, FORMARSE Y CAPACITARSE PARA APROVECHAR ESA VENTANA DE OPORTUNIDAD, PARA TRANSITAR HACIA EL LADO CORRECTO EN LA ECUACIÓN.

En México necesitamos muchos profesionales altamente tecnificados con grados de maestros y doctores que produzcan avances científicos y tecnológicos, que se traduzcan en patentes y licencias que nos generen más ingresos.

Vivimos la era de la ECONOMÍA DEL CONOCIMIENTO. Veamos en la CAPACITACIÓN Y LA EDUCACIÓN una INVERSIÓN QUE NOS DARÁ EMPLEABILIDAD.

Para ello tenemos que APRENDER A AHORRAR E INVERTIR.

Escribo estas líneas para personas PENSANTES QUE TODOS LOS DÍAS TRABAJAN Y SE ESFUERZAN POR PROGRESAR.

Con las que me siento identificado.


PD.- Les comparto el fragmento de la entrevista que me inspiró a escribir estas líneas. Les deseo un buen y productivo arranque de semana.



25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Conoce más en conversaciones virtuales y simuladores.

Gracias por tu confianza